23 Junio 2017
Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Usted esta aqui: Usted está aquí:Medicina & Laboratorio>2007>Editorial>Proteinuria: más allá de un simple resultado

Proteinuria: más allá de un simple resultado

Germán Campuzano Maya

Con la creciente incorporación de tecnología a la práctica médica a través del laboratorio clínico, es posible detectar en pruebas relativamente sencillas muchas enfermedades cuando éstas aún son silenciosas y pueden ser objeto de manejo médico oportuno con reducción significativa en la morbilidad y la mortalidad con ellas asociadas. El citoquímico de orina, después del hemograma, es la prueba más solicitada al laboratorio clínico, y como resultado de los avances tecnológicos antes citados, mediante el análisis cuidadoso de cada uno de sus componentes, cada vez más sensibles, precisos y exactos, en donde la detección de proteínas en orina es sólo uno de ellos, se constituye en un verdadero perfil de tamización para múltiples enfermedades.

Tratando de evaluar la dimensión de la proteinuria detectada en los citoquímicos de orina y su impacto en la práctica médica, se han revisado 31.142 citoquímicos de orina consecutivos realizados en los últimos meses en el Laboratorio Clínico Hematológico, un laboratorio privado de la ciudad de Medellín, Colombia, que recibe pacientes ambulatorios. Se obtienen los siguientes resultados:

1. Se confirma la primera aseveración, ésto es que el citoquímico de orina, después del hemograma, es la prueba más solicitada al laboratorio clínico,

2. Que la proteinuria está presente en el 1,69% de los estudios revisados,

3. Que teniendo como referencia el algoritmo citado [1] en el módulo de proteinuria de este número [2], en donde las muestras que presenten proteinuria en cualquier grado deben ser evaluadas mediante un protocolo sistemático como el que se presenta en la citada revisión, se encontró que en sólo 23,76% de los pacientes se aplicaron los criterios del protocolo antes citado.

Los resultados anteriores son desalentadores.  Es importante y con carácter de urgencia que la comunidad médica, representada por los médicos que solicitan las pruebas, el sistema de seguridad social que las autoriza en un porcentaje importante y los laboratorios clínicos que las realizan, tome conciencia frente a estos hallazgos, de tal manera que con un adecuado manejo a partir de un signo de laboratorio como es la proteinuria, se intervenga oportunamente no sólo en las enfermedades renales en las cuales este hallazgo es uno de los más prematuros [3], sino en otras entidades arterioscleróticas en las cuales se ha demostrado que puede ser un marcador y posiblemente un factor de riesgo independiente, entre ellas, la hipertensión arterial, el infarto de miocardio y el accidente cerebrovascular [4-9], el lupus eritematoso diseminado [10] y durante la gestación [11], entre otras. También se debe tener presente que la proteinuria, en particular la de bajos niveles o microalbuminuria, se constituye en uno de los marcadores pronósticos más importantes en el manejo del paciente diabético [6]. 

Además, para darle a la proteinuria la dimensión más allá de un simple resultado de una prueba de laboratorio, es necesario que el laboratorio clínico no sólo vele porque esta prueba sea realizada en el marco de la calidad, sino que debe implementar la tecnología complementaria para estudiar adecuadamente estos pacientes; además, el médico debe tomar consciencia del significado de esta prueba tamiz que en todo momento se debe investigar a fondo cuando el resultado es positivo [12].  Concientes de la realidad en el medio y de que ésta debe mejorar para el bien de los pacientes, Medicina & Laboratorio ha dedicado un módulo a la proteinuria como complemento al módulo de uroanálisis ya revisado en un volumen anterior [13].