23 Junio 2017
Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Usted esta aqui: Usted está aquí:Medicina & Laboratorio>2007>Editorial>Trombocitopenia: una materia pendiente

Trombocitopenia: una materia pendiente

Germán Campuzano Maya

Con la incorporación de los autoanalizadores de hematología o contadores electrónicos de células a la mayoría de los laboratorios clínicos, que incluyen de rutina en el hemograma el recuento de plaquetas y los nuevos parámetros relacionados con ellas, el hallazgo de trombocitopenia cada vez es más frecuente. Frente a esta situación, en todos los casos de trombocitopenia, el laboratorio clínico, antes de informar el hemograma, debe verificar el hallazgo mediante la aplicación de un protocolo interno de trabajo, y el médico, antes de tomar una conducta terapéutica, debe confirmar la veracidad del hallazgo e identificar la causa de la trombocitopenia, siempre teniendo en cuenta que similar a la anemia, la fiebre o el dolor, la trombocitopenia no es un diagnóstico sino un signo, que se expresa más en el laboratorio que en la clínica.

El principal objetivo en el manejo de la trombocitopenia es prevenir las complicaciones y en última instancia, la muerte por hemorragia. Para abordar el manejo de un paciente con trombocitopenia es absolutamente necesario conocer el escenario clínico de esta manifestación hematológica, la segunda más frecuente después de la anemia, y así como puede ser una situación pasajera sin manifestaciones clínicas puede ser la primera manifestación de una enfermedad tan grave como una leucemia aguda o una púrpura trombocitopénica idiopática. Para lograr este objetivo, es indispensable que el laboratorio clínico implemente excelentes prácticas de buen manejo y que se ajuste estrictamente a los protocolos que en estos casos están establecidos y sobretodo, que el médico esté en condiciones de hacer una clasificación adecuada y oportuna, de tal manera que al paciente se le de la mejor oportunidad. Es preocupante cuando en la práctica del hematólogo se observan pacientes esplenectomizados por trombocitopenias mal clasificadas o pacientes que reciben esteroides por largos períodos cuando no los necesitan, o más grave, cuando lo que se está tratando es una seudo-trombocitopenia.

Para alcanzar el objetivo, el laboratorio clínico debe proveer al clínico hemogramas que incluyan, además del recuento plaquetario, los nuevos parámetros plaquetarios en particular el volumen medio plaquetario y el ancho de distribución de las plaquetas, y el médico, no necesariamente el especialista, debe conocer las múltiples opciones de diagnóstico y cómo establecer el diagnóstico final, de tal manera que el paciente reciba oportuna atención para la enfermedad asociada con este signo hematológico. 

Concientes de la realidad en el medio con relación al diagnóstico y manejo de la trombocitopenia, en Medicina & Laboratorio se han preparado dos módulos: el primero, sobre los aspectos generales y la clasificación de la trombocitopenia, y el segundo, en una próxima entrega, que aborda los aspectos del diagnóstico diferencial y del manejo en la etapa del diagnóstico de la trombocitopenia acorde con la disponibilidad tecnológica disponible en los laboratorios clínicos de mediana a alta complejidad.