23 Junio 2017
Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Usted esta aqui: Usted está aquí:Edimeco Revista>2017>Editorial>Hormona antimülleriana: un nuevo marcador del estado reproductivo de la mujer

Hormona antimülleriana: un nuevo marcador del estado reproductivo de la mujer

Lina M. Restrepo Giraldo. MD, cMSc.

La identificación de marcadores apropiados para evaluar la reserva ovárica permaneció en investigación durante muchos años, hasta que, recientemente, la concentración sérica de la hormona antimülleriana fue reconocida como el método de mayor exactitud respecto a los tradicionalmente utilizados. Esta hormona es una glicoproteína homodímerica de 140 kD, identificada por primera vez en 1940, cuando se comprobó su secreción por las células de Sertoli en los fetos de sexo masculino y su principal actividad, la promoción de la regresión de los conductos de Müller. Entretanto, no fue sino hasta 1981 que fue relatada por primera vez su producción por las células de la granulosa de los folículos primarios, los folículos preantrales y los pequeños folículos antrales (hasta 7 mm de diámetro).
 
A pesar de estos hallazgos, las investigaciones sobre el papel biológico y la utilidad clínica de la hormona antimülleriana solo se concretaron en los años 2000, a partir del desarrollo de estuches comerciales para las dosificaciones de este marcador. Actualmente, la medición de la hormona antimülleriana hace parte de la evaluación rutinaria de algunas especialidades, entre ellas la endocrinología ginecológica, la oncología ginecológica y la medicina reproductiva, entre otras, con diferentes utilidades clínicas en la mujer, las cuales se relatan brevemente a continuación y serán ampliadas en el módulo “La clínica y el laboratorio” del presente número de MEDICINA & LABORATORIO.
 
Evaluación de la reserva ovárica funcional en reproducción asistida Esta es la indicación mejor establecida para la medición de la hormona antimülleriana. El término «reserva ovárica funcional», recientemente empleado en la reproducción asistida, hace referencia al número medio de folículos reclutados hasta el estado preovulatorio luego del estímulo con la hormona folículo estimulante (FSH) exógena, lo que pone a disposición ovocitos viables para los procedimientos de fertilización; mientras que la «reserva ovárica verdadera» corresponde al patrimonio estimado de folículos remanentes en un momento dado de la vida reproductiva de la mujer.
 
Un gran número de estudios ha confirmado la superioridad de los niveles de la hormona antimülleriana, obtenidos en el segundo o tercer día de la estimulación ovárica controlada, para la predicción del número de ovocitos captados para la fecundación in vitro (FIV), en comparación con la edad, los niveles de la FSH, el estradiol y la inhibina B, usados tradicionalmente
con este objetivo.