22 Junio 2017
Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Usted esta aqui: Usted está aquí:Edimeco Revista>2016>Editorial>Hipoglicemia en pediatría

Hipoglicemia en pediatría

Francisco Barón Torres, MD, Pediatra

La identificación, investigación y manejo de la hipoglicemia en la infancia y el periodo perinatal continúan siendo una emergencia clínica debido a que la falla en la identificación oportuna puede conducir a un daño neurológico e incluso la muerte. Los avances en biología molecular y las técnicas diagnósticas han ayudado a comprender los mecanismos implicados en la homeostasis del metabolismo de la glucosa y, de esta manera, tener una mejor aproximación clínica del paciente pediátrico con hipoglicemia.
En este número de la revista MEDICINA & LABORATORIO se presenta una revisión sobre el enfoque diagnóstico de la hipoglicemia en pediatría como paso inicial de la educación médica continua para actualizar al lector sobre los avances en la identificación y caracterización adecuada de las causas subyacentes.
No obstante, establecer las causas de hipoglicemia es el punto de inicio necesario para definir y diseñar un plan de manejo apropiado que prevenga las complicaciones secundarias al daño neuronal por el bajo aporte de glucosa.
Es importante tener presente que la evaluación y el manejo de la hipoglicemia en pediatría presenta particularidades propias. En niños, la hipoglicemia persistente casi siempre se debe a defectos congénitos o adquiridos en la regulación de la secreción de insulina, deficiencia del cortisol o la hormona de crecimiento o defectos en el metabolismo de la glucosa, el glucógeno y los ácidos grasos. En las primeras 48 horas de vida distinguir recién nacidos con hipoglicemia persistente de aquellos con hipoglicemia transicional puede ser difícil. De igual forma, los primeros meses de vida representan el periodo más vulnerable para el desarrollo de discapacidad cognitiva. Estas particularidades requieren ser precisadas y tenidas en cuenta al momento del diagnóstico para ser lo más oportunos posible y disminuir el impacto permanente que generan los bajos niveles de glucosa en el tejido cerebral en desarrollo.