23 Junio 2017
Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Usted esta aqui: Usted está aquí:Medicina & Laboratorio>2015>Editorial>¿Búsqueda de biomarcadores o construcción de un panel diagnóstico para la eritropoyesis deficiente de hierro?

¿Búsqueda de biomarcadores o construcción de un panel diagnóstico para la eritropoyesis deficiente de hierro?

Natalia Guevara Arismendy

En la práctica clínica los exámenes de laboratorio son por lo general la piedra angular para el diagnóstico de los pacientes y la toma de decisiones médicas que se derivan de ello, por lo que la selección de los exámenes adecuados de acuerdo con las manifestaciones clínicas y la impresión diagnóstica resulta clave en la medida que permitan un diagnóstico preciso y oportuno del paciente, favorezcan el uso racional de ayudas diagnósticas y no se conviertan en un factor de confusión para el personal médico.

Clásicamente, las investigaciones relacionadas con el desarrollo tecnológico del laboratorio clínico se han enfocado en desarrollar pruebas que se comporten como el estándar de oro de una enfermedad específica, que cuenten con alta sensibilidad, especificidad, valor pronóstico positivo y valor pronóstico negativo, en otras palabras, que sean «invencibles» y permitan un diagnóstico irrefutable de la enfermedad para la cual se pretende su uso. No obstante, todas las pruebas, independiente de su complejidad, tienen limitantes preanalíticas, analíticas y posanalíticas, por lo que su aplicación clínica se debería apoyar con pruebas complementarias apropiadas para cada enfermedad y en la interpretación conjunta de los resultados. Por lo tanto, más que la identificación de pruebas que puedan comportarse como estándares de oro, las investigaciones y la práctica clínica se debería enfocar en el diseño de paneles diagnósticos, específicos y estandarizados para cada sospecha diagnóstica.

Así mismo, seleccionar las pruebas adecuadas según la sospecha diagnóstica también beneficiaría al paciente, dado que facilitaría el diagnóstico e incluso la definición de su gravedad, disminuiría la estancia hospitalaria en la medida que se acorta el tiempo transcurrido desde la consulta inicial hasta la definición de un diagnóstico y, a su vez, reduciría la cantidad de procedimientos diagnósticos que se deban realizar al paciente.
 
Algunas investigaciones revelan una disminución de costos hasta del 32% cuando se definen paneles específicos y se aplican para el diagnóstico de los pacientes en comparación de cuando se ordenan múltiples exámenes de laboratorio «a la carta». Esta disminución se atribuye a que si se construyen conscientemente los paneles se reduce el riesgo de falsos positivos que confundan al médico y retrasen el diagnóstico, disminuyen las visitas médicas durante el diagnóstico y, como se mencionó, acorta la estancia hospitalaria. En este sentido, la selección de múltiples pruebas de laboratorio dirigidas al diagnóstico de una enfermedad, que se complementen entre ellas y definan los diagnósticos diferenciales, la posible etiología de la enfermedad y la estadificación si corresponde, permitiría, además del abordaje integral del paciente, un uso racional y costo-efectivo del laboratorio clínico.