23 Junio 2017
Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Usted esta aqui: Usted está aquí:Medicina & Laboratorio>2013>Otros artículos>Prueba de aliento con urea marcada con carbono 13 para el diagnóstico de Helicobacter pylori

Prueba de aliento con urea marcada con carbono 13 para el diagnóstico de Helicobacter pylori

Definición

La prueba de aliento para Helicobacter pylori con urea marcada con carbono 13 (13C-urea), que en adelante se denominará con la sigla PAU-Hp13C® [4-6], es una prueba de laboratorio diseñada específicamente para la detección de Helicobacter pylori en el estómago mediante la identificación de la actividad de la ureasa a partir del metabolismo de una pequeña cantidad de 13C-urea, como evidencia de la presencia de esta bacteria en la cavidad gástrica [4-6].

Espectro clínico de aplicación

A partir de 1983, cuando se descubrió que el estómago podía ser colonizado por bacterias [7], se ha acumulado suficiente evidencia para considerar que esta bacteria, hoy conocida como Helicobacter pylori, es un patógeno íntimamente relacionado con enfermedades benignas del estómago, como la gastritis crónica, la úlcera péptica duodenal y la úlcera péptica gástrica [7] y con enfermedades malignas como el cáncer gástrico [8, 9] y los linfomas gástricos [10].

Además, se ha informado que Helicobacter pylori se asocia con una gran variedad de enfermedades extradigestivas, entre las que se encuentran alteraciones de origen hematológico, como la anemia por deficiencia de hierro, la anemia perniciosa y la deficiencia de vitamina B12, la hiperhomocisteinemia, la neutropenia autoinmune, la gammapatía monoclonal, la trombocitopenia inmune (antes denominada púrpura trombocitopénica idiopática o autoinmune) y la púrpura de Schönlein-Henoch; enfermedades de origen dermatológico, como la urticaria crónica, la rosácea, la psoriasis, el liquen plano y la alopecia areata, entre otras; enfermedades de origen reumatológico, como el síndrome de Sjögren y la artritis reumatoide; enfermedades de origen cardiovascular, como la ateroesclerosis, la hipertensión arterial, la angina inestable de pecho y la enfermedad isquémica coronaria; enfermedades de origen neurológico, como la migraña, la esclerosis sistémica, la enfermedad cerebrovascular, la enfermedad de Alzheimer, la demencia y la enfermedad de Parkinson;