27 Abril 2017
Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Usted esta aqui: Usted está aquí:Medicina & Laboratorio>2006>Artículos de Revisión>Influenza aviar: estado actual

Influenza aviar: estado actual

Carlos Arturo Aguirre Muñoz, Ana Eugenia Arango Restrepo

Resumen: la influenza es una enfermedad viral aguda, debilitante y generadora de morbimortalidad especialmente en los niños, los ancianos y las personas inmunodeficientes o con otras condiciones debilitantes. Es producida por miembros de la familia Orthomyxoviridae, que incluye los tipos A, B y C. Los virus de influenza A pueden infectar tanto al hombre como a los animales y poseen una gran plasticidad genética que les permite mutar y eludir la inmunidad poblacional y generar desde brotes locales hasta pandemias. Estas últimas ocurren cada 10 a 50 años, como consecuencia de cambios mayores en las proteínas virales externas, avanzan en ondas sucesivas y en pocos meses o algunos años, pueden darle la vuelta al mundo. Las aves poseen cepas de virus de influenza A genéticamente distintas de las que afectan a los humanos. Aunque no todas son igualmente patógenas, su circulación en la población aviar puede hacerlas mutar y convertirlas en cepas muy virulentas, tanto para las aves como para otros hospederos, incluyendo la especie humana. En los últimos 50 a 60 años, se han presentado en el mundo unos 21 brotes de influenza aviar altamente patógena que permanecieron restringidos geográficamente y no traspasaron la barrera de especie ave-humano. A partir de 1997, la variante A H5N1, ha causado más de 19 brotes en las aves comerciales de diversos países y ha adquirido un mayor potencial patógeno que le ha permitido afectar otras especies, como felinos y humanos, vaticinando una probable pandemia. Los expertos consideran que una pandemia de influenza tendría consecuencias devastadoras, con incalculables efectos para la especie humana, para la economía mundial y para la estabilidad política y social de muchos países. Por tanto, se necesitan grandes esfuerzos financieros y una muy buena estructura de salud para aminorar algunas de estas consecuencias.